El proyecto español que transforma la educación en los lugares más remotos del planeta

El programa ProFuturo de Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa” permite que alumnos de centros educativos como Los Héroes de Yungay o el Liceo Hernán de Magallanes, en Chile, apliquen una metodología holística basada en el uso de la tecnología

Ya no podemos concebir la enseñanza del siglo XXI sin las posibilidades educativas que ofrecen las nuevas tecnologías. Sin embargo, en muchas escuelas de diversos lugares del mundo, marcados por las dificultades económicas y sociales o por las barreras geográficas, contar con una conexión efectiva a Internet en el aula puede ser aún una quimera.

Afortunadamente, desde hace unos meses, alumnos como Carlos Torres, un niño de 11 años que estudia en el colegio Los Héroes de Yungay, en el barrio de La Granja, uno de los más deprimidos de Santiago de Chile, ya se están familiarizando con las ventajas que ofrece el manejo de una tableta electrónica.

Ese es el caso también de los casi 350 chicos y chicas con edades comprendidas entre 12 y 18 años que estudian en el pequeño Liceo Hernán de Magallanes de Porvenir, una comunidad situada en plena Tierra de Fuego, en un lugar remoto y de clima más bien hostil, que ahora ha abierto una ventana al mundo, aplicando una metodología holística que incorpora las posibilidades que ofrecen las tabletas y la fibra óptica.

Todo esto ha sido posible gracias a ProFuturo, un programa de educación digital impulsado por Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa”, que tiene como objetivo reducir la brecha educativa a nivel mundial, proporcionando una educación digital de calidad a niños y niñas que viven en entornos vulnerables para que puedan desarrollar las competencias imprescindibles para nuestro tiempo.

Los casi 350 chicos y chicas con edades comprendidas entre 12 y 18 años que estudian en el Liceo Hernán de Magallanes de Porvenir, en plena Tierra de Fuego, han abierto una ventana al mundo, gracias al programa ProFuturo

Desde su nacimiento en julio de 2016, el programa se ha implementado ya en 40 países de Latinoamérica, el Caribe, África y Asia, beneficiando a unos 23,4 millones de niños y niñas y a más de 1,1 millones de docentes. Como explica Magdalena Brier, directora general de ProFuturo, los resultados “de este método híbrido, que mezcla la tecnología y la enseñanza presencial tradicional, son evidentes y casi inmediatos. Sorprende ver cómo los chicos tras una clase de ProFuturo salen comentando lo que han estudiado, como vimos en un campo de refugiados libanés”.

Además de crear un modelo integral de educación digital, el programa desarrolla acciones adaptadas a contextos humanitarios concretos, como los de las personas refugiadas. Y también propone un modelo abierto de educación digital que ofrece contenidos en abierto, accesibles en línea, y cursos de formación docente virtuales o presenciales.

Liceo Hernán de Magallanes (Porvenir)

Liceo Hernán de Magallanes (Porvenir)

Se trata de que los chicos de una escuela situada en un lugar remoto como Porvenir tengan la oportunidad de contar con “un itinerario formativo en neurociencia, innovación educativa ý tecnológica, igual que cualquier niño en Estados Unidos o Europa, con el mismo tipo de formación y acceso a materiales”, señala Brier.

La mejor constatación del éxito de la iniciativa es la reacción positiva que ha suscitado entre alumnos y profesores. Elizabet Olivares, profesora en Los Héroes de Yungay, explica que “al ser un colegio público, no contamos con recursos que lleguen fácilmente, así que este aporte de ProFuturo ha sido maravilloso”.

Los resultados de este método híbrido, que mezcla la tecnología y la enseñanza presencial tradicional, son evidentes y casi inmediatos. Sorprende ver cómo los chicos tras una clase de ProFuturo salen comentando lo que han estudiado, como vimos en un campo de refugiados libanés”

Magdalena Brier,directora general de ProFuturo

Agustín Caro, alumno de 15 años en el Liceo Hernán de Magallanes, por su parte, se alegra de que ahora “con la fibra, uno vuela” y explica que el estudio a través de medios digitales no solo es más entretenido, sino que ofrece muchas más posibilidades.

Ciertamente, la incorporación de estas nuevas metodologías ha supuesto una reactivación del interés en los alumnos. Como bien explica, Boris Sambuesa, profesor de Matemáticas en Hernán de Magallanes, el cambio se percibe “en el entusiasmo de los chicos, en la forma de enfrentarse a la asignatura”.

Liceo Hernán de Magallanes (Porvenir)

Liceo Hernán de Magallanes (Porvenir)

Sin duda, los estudiantes agradecen la posibilidad de poder participar en actividades “que no se ven todos los días” y que ayudan a “interactuar, trabajar más en grupo y socializar mejor”, como apunta Javiera Recabal, alumna de 15 años perteneciente a la misma institución.

Los profesores, figuras clave

ProFuturo sitúa a los docentes en el centro de su propuesta, considerándolos como figuras activadoras fundamentales para estimular el aprendizaje y lograr un cambio significativo en la calidad de la educación. Por eso, el programa centra buena parte de sus esfuerzos en su formación, acompañamiento y soporte continuo.

Las tecnologías permiten a los profesores tener información más fiable de los progresos de sus alumnos. Como explica Sambuesa, ahora “puedo revisar los avances de forma instantánea, ver cuantos chicos se han conectado a la plataforma y tener un control mucho más efectivo del curso”. Algo similar opina Olivares, que agradece contar con un método “más amigable” de aprendizaje: “Los chiquillos, en general, me dicen que es como jugar y aprender a la vez. Están mucho más sumergidos y eso me facilita mucho el trabajo”.

Liceo Malaquías Concha (Santiago de Chile)

Liceo Malaquías Concha (Santiago de Chile)

Al mismo tiempo, los profesores tienen claro que la tecnología no debe distraer del cometido principal, sino servir de apoyo a la enseñanza. Por eso, orientan a los alumnos para que comprendan que este recurso permite “aprender, con su propia iniciativa, investigando temas. Les enseñamos a utilizar de forma responsable la tecnología”, subraya la profesora.

La tecnología, al servicio de la igualdad de oportunidades

Además de promover el desarrollo profesional docente, el modelo integral de ProFuturo ofrece acompañamiento pedagógico y soporte técnico en las propias escuelas, a través de una red de coaches.

La solución digital se compone de equipamiento tecnológico y una plataforma de aprendizaje, adaptable a diferentes entornos, que permite gestionar la clase y cuenta con un sistema de monitorización y evaluación, así como recursos educativos innovadores para promover la alfabetización, trabajar conceptos universales (especialmente importantes en las primeras etapas de la educación primaria) y competencias concretas en lengua, ciencia o tecnología, así como en valores y habilidades para la vida.

Colegio Los Héroes de Yungay (Santiago de Chile)

Colegio Los Héroes de Yungay (Santiago de Chile)

Además, ProFuturo está desarrollando una comunidad de intercambio de conocimientos y buenas prácticas entre docentes de todo el mundo, tanto de forma virtual como en encuentros presenciales, para seguir avanzando en la calidad educativa de este programa a través de las experiencias de todos los participantes.

La tecnología se convierte así en una aliada imprescindible para fomentar la inclusión y el desarrollo de las nuevas generaciones, con independencia de su lugar de origen o residencia y su estrato socioeconómico. Como afirma Brier, “es impresionante ver cómo la educación digital favorece enormemente la igualdad de oportunidades en los lugares más remotos del planeta”.

https://www.lavanguardia.com/internacional/20221128/8624352/zaporiyia-necesita-protegida.html