PRODUCCIONES
Elaboración de contenido originial a partir del intercambio en temas de agenda educativa.

Tramared, una revista académica que potencia individualidades

Rompiendo las reglas

Tramared, an academic journal that empowers individualities

Breaking the rules

 Autora:

Mariana Schenone

Co- fundadora - Editora de Tramared

Resumen:

Durante este último año, se enfrentó una situación divergente y un tanto disruptiva: la pandemia por Covid-19 nos obligó a todos a modificar las rutinas. La suspensión de clases, el teletrabajo y el aislamiento obligatorio fueron acontecimientos que alcanzaron a cada uno. Las reglas que ordenaban la cotidianeidad se vieron afectadas y la incertidumbre se precipitó. Todo ello exigió acomodarse, adaptarse y aprender nuevas formas de producir y acceder al conocimiento.

La pandemia incrementó las brechas y desigualdades en el ámbito educativo. Esto fue el motor que impulsó a Tramared a desarrollar distintas propuestas, como los encuentros #hilarlatrama, que permitieran fomentar oportunidades de intercambio, de generar opiniones y saberes y de reunir evidencia. Su objetivo fue tratar, desde la empatía, de aprender, probar y ensayar para adaptarse a una nueva rutina, siendo promotores de conocimiento. Estos principios han sido los que dieron origen a Tramared.

A lo largo del año 2020, Tramared convocó a distintos referentes del ámbito académico y escolar con el objetivo de pensar juntos nuevas respuestas, más innovadoras o, al menos, distintas, que pudieran colaborar en el diseño de una hoja de ruta, de un horizonte. La cooperación entre distintas entidades y personas fue un dato a destacar en los encuentros.

 Palabras clave: intercambio, colaboración, divulgador de conocimiento, horizontalidad, encuentros.

Abstract:

During this last year, we all faced a divergent and somewhat disruptive situation. The Covid-19 pandemic forced everyone to modify their routines. The suspension of classes, telework and compulsory isolation were events that reached each one of us, the rules that ordered daily life were affected and uncertainty was precipitated. All this required accommodating, adapting, and learning new ways.

The pandemic increased gaps and inequalities in education. This was the engine that drove Tramared to develop different proposals such as the #hilarlatrama meetings, which promoted exchange opportunities, generation of opinions, knowledge and gather evidence. Attempts, from empathy, to learn, test and rehearse to adapt to a new routine, being promoters of knowledge. These principles have been the same that gave rise to Tramared.

Throughout 2020, Tramared summoned different leaders from the academic, educational, and school fields with the aim of thinking together new, more innovative or, at least different, responses that could collaborate in the design of a roadmap, of a horizon. The collaboration and cooperation between different entities and people was a highlight in the meetings.

Keywords: exchange, collaboration, knowledge dissemination, horizontality, encounters

Introducción:

Rompiendo las reglas

Tramared se presentó como una revista académica digital, un tanto disruptiva. Con la publicación se pretendió achicar la brecha entre los referentes de la educación y los actores anónimos del ámbito educativo. Se observaba una distancia entre lo que se escribe y los que tienen acceso a esos escritos. La idea fue y es vincular estos contextos para que las ideas y el conocimiento sean más cercanos, y promover el intercambio mediante la pluralidad de voces, así como también dar protagonismo a aquellos que desde su lugar de trabajo gestionan y producen conocimiento. ¿Cómo? Rompiendo algunas reglas, a fin de hacer más accesible y horizontal el modo de publicar. Para ello se priorizan los argumentos, con el presupuesto de que lo cercano y coloquial no quita seriedad.

En el 2020, con la situación generada a partir de la pandemia y el receso escolar, Tramared se reconfiguró. Buscó que el intercambio fuera protagonista, ofreciendo un espacio de discusiones que permitiera la reflexión y, al mismo tiempo, esta se generara desde la empatía y buscando la construcción de conocimiento.

Ante esta propuesta, los referentes de la educación tomaron la palabra y se atrevieron a romper con las reglas. La relación asimétrica se horizontalizó y la comunicación convergió en el intercambio plural de ideas; como resultado de ese proceso se produjo conocimiento.    

El objetivo de este artículo es contar cómo atreverse a romper con el sistema burocrático académico abrió la posibilidad de construir desde el diálogo.

A partir de un recorrido sobre cómo nació Tramared y se reconfiguró frente a la necesidad, obteniendo reconocimiento en el sistema educativo, se presenta un modelo de cómo las redes sociales (Twitter, Instagram, Facebook) y la academia pueden ensamblarse generando un nuevo escenario desde el cual promover o divulgar el conocimiento. En este sentido, durante la pandemia, Twitter fue la red que permitió poner en escena los temas que había que priorizar, convirtiéndose en un aliado a la hora de gerenciar los distintos encuentros de #hilarlatrama, potenciando la voz de los distintos actores involucrados en el sistema educativo. 

Cómo se gestionó:

Historia

Tramared se originó como un intento de acercar a los distintos actores involucrados en el sistema educativo. Muchas personas actúan en el ámbito de la educación, de modo totalmente inconexo, pero con mucho que aportar. La revista pretendía llenar el espacio vacío entre los estudiosos anónimos de la educación y la academia, ser una página en la cual las asimetrías se desdibujarán y las distintas voces pudieran escucharse.

La piedra fundamental de Tramared ha sido la premisa de que lo que resulta próximo y coloquial no necesariamente quita seriedad a los argumentos. Esa ha sido la filosofía en la que se ha basado: la primacía del diálogo, potenciando individualidades.

Objetivos

Con la creación de la revista, se plantearon los siguientes objetivos:

  • Ser un espacio de intercambio y publicación de ideas, experiencias y trabajos, académicos o no, dentro de la comunidad educativa.
  • Ofrecer a todos los actores involucrados en el sistema educativo el acceso a la información y la posibilidad de ser parte protagonista hacedora de conocimiento.
  • Ser un medio de trabajo colaborativo, un recurso en el contexto educativo.

¿Por qué Tramared?

La revista Tramared nace a partir de un sueño, un ideal, que con mucha dedicación se intentó concretar. Surge a partir del cuestionamiento por parte de sus fundadoras, personas relacionadas con la educación y apasionadas por ella, sobre la ausencia de un espacio donde diversas voces del ámbito educativo pudieran confluir.

Las revistas académicas tienen muchos requisitos para publicar y los artículos deben presentarse en formato exclusivamente académico. Desde Tramared no existe una oposición a su existencia; por el contrario, se considera que el rigor científico que procuran preservar es en extremo necesario. Sin embargo, plantea la necesidad de que existan espacios alternativos, que brinden la posibilidad de expresarse a aquellos que no cuenten con los medios académicos para poder comunicarse ni puedan hacerlo en el único formato hasta ahora aceptado, el académico.

Por este motivo Tramared se propone ser un modelo diferente, contracultural, para que todos quienes escriben, piensan o quieren expresarse o difundir sus trabajos, puedan hacerlo de modo fácil. No se busca competir con ninguna otra revista o página dedicada a la educación. Lo que se pretende es ampliar las posibilidades de acceso a educadores, estudiantes, ciudadanos que tengan una opinión formada sobre temas educativos o experiencias relacionadas y quieran comunicarlas.

Cuando se abrió el espacio, se buscaban los artículos y producciones entre personas conocidas: tesis, trabajos con temáticas específicas, testimonios, experiencias y demás producciones que suelen no alcanzar ningún tipo de publicidad. Se respiraba un halo de resistencia: no era lo suficientemente académico. Poco a poco logró redefinirse ese sentido y los textos empezaron a multiplicarse. El publicar y compartir no solo enriquecía la revista, sino también a sus autores y a las demás personas que accedían a esas publicaciones. Poner luz sobre aquello que no estaba visible para todos y valía la pena iluminar permitió potenciar las individualidades y los talentos.

Con el tiempo, y como fruto del estar atentas a las necesidades que surgían, escuchando a las diferentes voces, la revista fue mutando y se abrió un nuevo abanico de posibilidades. Nacieron los encuentros #hilarlatrama, un espacio que buscó desde el principio achicar las brechas entre los distintos actores involucrados en el sistema educativo desde un nuevo formato: encuentros en vivo entre personas de renombre del mundo educativo, moderados, debatiendo sobre temas de actualidad. El espacio logró trascender mediante la pantalla y llegar así a los lugares más remotos. La filosofía de los encuentros fue apropiada: el compartir para colaborar en la construcción de una trama educativa se hizo fluido. En #hilarlatrama se conectaron y retroalimentaron diversidad de voces, rompiendo algunas formalidades y abriendo la oportunidad de generar una sinergia a partir del intercambio y el diálogo.

Figura 1:

Sinergia. Potenciando las individualidades

 

 

Fuente: elaboración por parte del autor

Contenido de la revista:

Revista propiamente dicha:

Publicación de material, académico o no, desde un espacio más informal y menos rígido. Se reciben tesis (que pocas veces son difundidas), textos, artículos, trabajos realizados (esos que nunca llegan a un ámbito más allá del aula), testimonios, relatos de experiencias y opiniones.

Figura 2:

Tramared, una revista online de intercambio

 

Fuente: elaboración por parte del autor

 

Encuentros #hilarlatrama

            Los encuentros, ya sean reducidos o masivos, son publicados en el canal youtube.com/tramared. El principal objetivo es fortalecer el intercambio entre los referentes de la educación y los diferentes actores “anónimos” involucrados en el sistema educativo. La pluralidad de voces, la heterogeneidad de pensamientos, son el ingrediente fundamental que desafía y colabora en la construcción de los encuentros.

Conversatorios

Entrevistas en un marco íntimo. Un intercambio uno a uno con los que trasmiten el conocimiento.

La capsula en la mayéutica: un método a la hora de formular preguntas:

Un grupo de jóvenes investigadores se reúnen para reflexionar y debatir a través de distintas propuestas posibles de líneas de investigación, las cuales son presentadas por distintos mentores de la educación sobre temas de la agenda educativa.  El plan es crear proyectos para el análisis, generando un equipo de trabajo con el fin de compartir con otras comunidades y fomentar el intercambio. Asimismo, se asigna un mentor a cada proyecto con el fin de hacer su seguimiento.

Tramatec: orientación educativa

Esta nueva sección de Tramared es un espacio donde se pretende analizar normativas y estrategias de planeamiento y gestión escolar. Aquí, el foco son las plataformas y la educación como política digital acordes con los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por Naciones Unidas (ODS 4). El objetivo de esta sección es atreverse a pensar desde la diversidad de voces con estrategias concretas y claras en el contexto escolar, priorizando la articulación de los contenidos, recursos e innovaciones con el sistema híbrido.

     Cómo:

1) Dar a conocer distintas propuestas llevadas a cabo durante la pandemia con objetivos centrados en la mejora educativa.

2) Mediante una educación digital más equitativa que garantice el derecho a la educación poniendo el foco en los sectores marginales que fueron y son los más vulnerados. 

3) Acompañar y ofrecer asesoramiento sobre la base de tres axiomas:

a) Técnico-pedagógico: cómo explicar la socio-materialización de la escuela en función de la compleja relación entre la tecnología, el sujeto y la educación, desde la narrativa escolar digitalizada.

b) Gestión: se desarrolla sobre la base de un pensamiento pedagógico y didáctico basado en la gestión de los aprendizajes.

c) Político: analizar las distintas políticas digitales que acompañan la idea de un modelo híbrido proponiendo diferentes recursos pedagógicos que colaboren con su implementación.

Redefiniendo el marco conceptual:

La narrativa de Tramared

Nombrar palabrasDar palabras. Con la idea de dar(nos) palabras para pensar juntos, con la certeza de que somos lo que damos, lo que leemos, lo que escuchamos, las conversaciones que tenemos, las situaciones que atravesamos, los fracasos que afrontamos, los éxitos que compartimos, los miedos que nos atraviesan, las fragilidades con las que convivimos (…)”[i]

     La narrativa de Tramared se estructura en función de cuatro desafíos:

  1. Las formas de comunicación de ideas en el campo de la educación:

     Los cambios que están sucediendo en el modo de comunicar y trasmitir la información y de llevar adelante los procesos educativos no son ajenos a las redes sociales, las que han colaborado mucho en ese sentido. Gracias a ellas se abrió la posibilidad de generar nuevas maneras de hacer contenido y, además, contenido novedoso. Actualmente, mucho de este fenómeno, sin lugar a dudas, se debe a la pandemia. La incertidumbre ante esta coyuntura dejó en evidencia la necesidad de encontrar respuestas a cómo resolver la interrupción de las clases presenciales. Ante esta situación, la interacción online tomó protagonismo, acercó a las distintas partes, fue el motor que impulsó que surgieran un sinfín de propuestas. Ante este panorama, desde Tramared nació la necesidad de colaborar, aportar, lo que motivó a presentar escenarios alternativos de libre acceso, a fin de acercar y escuchar a los diferentes especialistas. Mediante la diversidad de voces, siempre se enriquece y se construye conocimiento. Implícitamente, se brindó un marco de contención y en un sentido se igualó: las asimetrías se rompieron al habilitar la participación de cada uno de los involucrados en el proceso educativo. En diferentes contextos del ámbito educativo, se generaron propuestas con el objetivo de reflexionar, compartir ideas y aprender en colaboración.

     La inmediatez que brinda la tecnología y la llegada que se logra gracias a ella permiten potenciar el diálogo. Se derriban las fronteras, el acceso es global y la comunicación se vuelve más simétrica. En este sentido, se logra desarrollar un espacio más accesible y amigable a la hora de intercambiar, reduciendo las brechas.

  1. Los nuevos dispositivos tecnológicos potencian las producciones

     Flexibilidad y accesibilidad, cualidades esenciales del nuevo ecosistema de comunicación, dan lugar a todos aquellos que tengan algo para decir, en formatos más o menos académicos, y que busquen un espacio para hacerlo. Tramared se presenta como una alternativa amigable y flexible a la hora de publicar, privilegiando el contenido sobre el modo en el cual deben presentarse las producciones.

     En este último tiempo, se observó una gran circulación entre los protagonistas y el público que acompaña la revista. Los encuentros #hilarlatrama colaboraron y potenciaron las ganas de producir y dar a conocer. Cada encuentro fue motivador e inspirador y funcionó a su vez como puerta de entrada a la revista.

     En el siguiente cuadro se pueden observar las vistas de los encuentros en YouTube, con cuatro picos de impresiones durante el año 2020:

Figura 3:

Picos de impresiones en YouTube. Año 2020.

 

Picos de impresiones en YouTube

Impresiones

7-may

Gestión, Tecnología e Innovación en tiempos de pandemia

28537

9-jun

Pedagogía en tiempos de pandemia

37531

14-jul

Futuribles escenarios escolares 1

20738

12-ago

Futuribles escenarios escolares 2

8705

 

Fuente: elaboración por *Gil, Tania relevamiento de los encuentros 2020

Cada uno de los encuentros potenció las visitas a la revista y por consiguiente esta interacción retroalimentó el modelo de producir conocimiento. Esta dinámica aumentó la cantidad de publicaciones y seguidores en las redes sociales.

 

Figura 4:

Usuarios de la página Tramared. Impresiones en YouTube. Año 2020.

 

Fuente: Elaboración por *Gil,Tania a partir de los Analytics de Google y YouTube.

     La figura 4 permite observar, a grandes rasgos, un antes y un después en las visitas a la revista. Los encuentros #hilarlatrama aumentaron el número de visitas diarias a la revista a un número cercano a 200. En color naranja, se muestran las impresiones en YouTube, con algunos picos claros en algunos encuentros como: “Gestión, tecnología e innovación” (28.537 impresiones en YouTube), “Pedagogía en tiempos de pandemia” (37.531 impresiones), “Futuribles escenarios escolares 1” (20.738 impresiones), “Futuribles escenarios escolares 2” (8705 impresiones). La línea de tendencia en color negro muestra el ascenso gradual de usuarios diarios de la página durante el año 2020, que pasó, aproximadamente, de 50 a 200.

  1. Mayor democratización y horizontalidad en las formas de circular las ideas

     Hay más horizontalidad en estos contextos, un ida y vuelta más fluido. El fenómeno en la dinámica de Twitter fue un recurso que potenció el intercambio y el crecimiento de la revista. Luego de cada encuentro, se generaban espacios en Twitter para el debate, donde todos los referentes y los distintos actores participaban y eran voces activas. Esa horizontalidad acercó más. Esta red permite que los especialistas se corran por un instante del formalismo, del conservadurismo del lenguaje académico, y se muestren más cercanos. Ya no son solo palabras pasivas en un texto, sino que se introducen y son parte activa de un movimiento e intercambio abierto a quien quiera participar, sin pedir permiso, sin inscribirse, sin normas más que el respeto a la cantidad de caracteres aceptados.

Poder definir qué es educación y cuál es su propósito en la línea de cómo trasmitir el conocimiento fue un punto central en el modo de realizar la tarea y la tecnología fue un recurso muy positivo para concretar los objetivos propuestos.

“La educación es una disciplina, es la acción y efecto de educar. Cortesía y urbanidad. Pero muchas veces ese sistema burocrático expulsa” (Real Academia Española). Quizás, y a modo de reflexión, estos dispositivos ponen el acento en la cortesía.

Tramared es un elemento más dentro del ecosistema digital, que colabora con la divulgación y la interacción, y con argumentos interiorizados promueve el aprendizaje significativo, buscando tener más llegada para producir impacto en el otro y generar respuestas más inmediatas. En este marco, las redes sociales fueron y son una alianza muy positiva. Este mismo modelo de interacción iguala, permitiendo que las asimetrías se rompan y todos sean parte importante dentro del sistema. Todos tienen derecho al mismo número de caracteres.

Como se sabe, actualmente la información y los contenidos están al alcance de la mano, a un click de distancia. Pero es importante aclarar que el solo acceso no implica conocimiento. Para Tramared la democratización del conocimiento es otra cosa. El conocimiento es una construcción, una apropiación de un saber que se logra mediante un proceso colectivo y, al mismo tiempo, es individual y personal. Hay una democratización de los contenidos académicos pero la cuestión es que esa democratización sea cuidada y resguardada. El circuito es complejo porque la información circula, los contenidos son receptados a mayor velocidad y todos los conectados tienen acceso, por eso difundir los contenidos, tanto en el caso de los argumentos científicos como los que no lo son tanto, debe ser una cuestión que privilegie el sentido de la ética[ii]. La revista actúa como vehículo, nexo de la información, pero la tarea más relevante es poder hacer una curaduría de los contenidos de manera responsable y respetuosa, sabiendo que el fin es ser un promotor y divulgador de conocimiento.

  1. Comunicación y retroalimentación

En los encuentros se busca disfrutar de la acción de comunicar, generar una verdadera experiencia de flow, y ese fue el resultado, en un clima maravilloso de aprendizaje y apertura. Las brechas entre mundos tan diferentes y lejanos, entre la academia y los distintos actores del contexto educativo, se disipan, y surge así una intersección del conocimiento.

Lograrlo fue una epopeya que se consiguió gracias a la aceptación, de parte de los participantes, de la horizontalidad y la pluralidad a la que serían expuestos.

Los nuevos espacios de divulgación del conocimiento:

El Covid-19 expone al sistema educativo

Los acontecimientos excepcionales del Covid-19 obligaron a la sociedad al aislamiento social como estrategia de cuidado. El sistema educativo cerró las puertas de las escuelas, y se implementaron diferentes estrategias educativas para sostener la continuidad pedagógica en los diferentes escenarios. Alrededor de 1.600.000 millones de alumnos a nivel mundial se vieron afectados, lo cual representa al 85% de los estudiantes en 191 países (Unesco, 2020). El sistema educativo presencial mutó hacia la virtualidad.

Buscando el cambio y la innovación, que se impone con un ritmo vertiginoso, y con el objetivo de responder a la emergencia y garantizar la escolaridad, se precipitó el uso de un recurso accesible y factible de adoptar: las plataformas de educación. Con el tiempo, estas expusieron sus virtudes y debilidades. Aquellas cuestiones que eran pensadas como futuribles[iii] se hicieron presentes y objeto de análisis. Este “proceso” de plataformización exacerbó los problemas de base que la educación argentina venía acarreando por décadas.

Cada uno de estos datos obtenidos por los sucesos del 2020, generó en el contexto educativo una aceleración por encontrar prontamente respuestas para maniobrar la situación. La destrucción creativa se manifiesta como nuevo modelo de desarrollo en propuestas más innovadoras. Ahora bien, ¿qué y cómo se observa esta destrucción creativa en el contexto académico?

La destrucción creativa es concebida como la competencia endógena de un sistema que prende el motor hacia el cambio; es un proceso orgánico que solo adquiere significado dentro de la situación creada por él. El cambio es concebido en ese proceso orgánico que lo genera y lo destruye en función del contexto social emergente. “En conclusión: no tiene, ciertamente, sentido tratar de conservar industrias que van quedando anticuadas; pero sí tiene sentido evitar el derrumbamiento estrepitoso e intentar una huida, que puede llegar a ser un centro de efectos depresivos acumulativos, en una retirada ordenada” (Schumpeter, 1996, pág. 129).

El economista describió la destrucción creativa, “para demostrar que, en el capitalismo, las empresas generan ideas nuevas como forma de obtener más utilidades que aquellas empresas cuyas ideas quedaron obsoletas” (Tania Gil, 2018). Se refiere al capitalismo en esencia como dinámico: se transforma, se reconfigura adaptándose a las necesidades y demandas sociales, y establece cinco argumentos teóricos que llevan a planificar la innovación. En particular, en el contexto educativo, ante la imposibilidad de cambio, se presenta la necesidad de romper esa tendencia que lleva al fracaso reiterado de propuestas repetitivas. La innovación, entendida como disrupción, modifica e interviene con el propósito de confluir en una idea original (un nuevo “bien”[iv]).

Disrupción: proviene de disrumpere, que en latín significa “romper”, quebrar o hacer estallar una cosa. Implica modificar, transformar, no deriva de una voluntad, sino que es una consecuencia (Sadin, 2018, pág. 163). En este sentido, la academia se vio interpelada por nuevos dispositivos tecnológicos que ganaron protagonismo en el campo de la educación. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram), los espacios virtuales de intercambio tomaron las riendas sobre la ausencia de propuestas que colaboren a transitar el momento pandémico. Y, en tiempos de pandemia se hizo viral. Todas y cada una de las propuestas se iniciaban o terminaban con esa frase.  

La idea fue responder a la demanda social desde la empatía. Cuando una necesidad se hace tan evidente, se recurre a buscar de qué manera adaptarse a la incertidumbre y, a partir de la innovación disruptiva, se desarrollan distintas propuestas.

Innovación: se remonta al ámbito francés, “acción de introducir una nueva cosa” (Sadin, 2018, pág. 166). Es una palabra que proviene del latín innovatio: “crear algo nuevo”, y está comprendida por el prefijo “in” que significa “estar en” (RAE). Se la ha incorporado recientemente a las ciencias sociales y a la cultura con el fin de dar significado y notoriedad a la búsqueda de nuevas ideas desde un marco creativo que supone curiosidad, vanguardia, y encierra desafío y transgresión. Aunque, por ejemplo, para el economista Schumpeter (1996), la innovación no siempre es vanguardia y está más asociada a la idea de intervenir y modificar una parte de un producto. El objeto modificado se reconfigura en otra cosa, se reordena lo conocido al sustituir un elemento por otro transformándolo, y así se da origen a algo nuevo. Súbitamente, en la educación dicho término comienza a ganar protagonismo. Hablar de innovación siempre remite a generar algo nuevo, distinto; por su parte, la tecnología y el uso de las plataformas parecen invitar a experimentar, a desarrollar modelos diferentes de interacción entre los sujetos y los productos, buscando el cambio y la mejora.

Inés Aguerrondo (2020)[v] parte de una pregunta: ¿cómo gestionar la innovación en la crisis? Cuando se abre una oportunidad para gestionar la innovación, se tiene que pensar cómo aprovecharla y cómo aplicarla. Es una ocasión para trabajar y gestionar en colaboración, en el intercambio con otros. “No existe un vademécum de la innovación”, sostiene Aguerrondo (2020), pero la tecnología aplicada a la administración de contenidos podría conformar esa innovación que la autora menciona. La potente frase de Aguerrondo remite a la necesidad de dar marco en el contexto académico a situaciones nuevas que favorezcan el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Tramared se hizo eco de esa demanda y los encuentros nacieron del feedback que se despertó en las redes sociales. Cada uno de ellos respondió a la demanda que la comunidad educativa expresaba. Hubo un ida y vuelta que se consolidó en un espacio virtual privilegiando la horizontalidad y accesibilidad en función de las relaciones entre pares y distintos actores anónimos del sistema educativo. Fue un contexto en donde la pluralidad y la diversidad de voces eran piezas fundamentales a la hora de construir conocimiento. En busca de consensos, los encuentros de #hilarlatrama fueron una oportunidad para promover el conocimiento y ese conocimiento se generó en el intercambio.

La cultura del conocimiento se encuentra interpelada por nuevas formas de producción, distribución y construcción. La expansión de dispositivos, la globalización y los intercambios sociales y económicos, así como las nuevas maneras de concebir el tiempo amplían la forma de relacionarse con el saber. Se abren las fronteras y se desdibujan los límites entre lo público y lo privado, lo que conlleva cambios en la forma de comunicar, comunicarse y acceder a la información. La academia se redefine en la demanda inmediata de acceso y la construcción de esa información. El riesgo se precipita en la convergencia del hacer y pensar analógico y digital, produciendo cambios en los distintos ámbitos sociales.

Antología #hilarlatrama:

¿Qué aprendimos y qué nos falta aprender del 20/21?:

Desde la empatía y la necesidad de cooperar, nacieron los encuentros #hilarlatrama virtuales en el 2020. Hoy #hilarlatrama configura un espacio donde compartir con los referentes de la educación sus ideas, esas que, además de argumentos válidos, se convirtieron en conocimiento que contribuyó al entendimiento.

A partir de los encuentros #hilarlatrama se construyó un modo de acercar el conocimiento a los distintos participantes. Involuntariamente se redefinió el significado de la academia posibilitando que cada uno de los actores involucrados en el sistema educativo se abrieran al intercambio, y se achicara la brecha entre los expertos y los actores anónimos del ámbito educativo, pero que son parte fundante y hacedora del conocimiento. Se logró darles lugar y brindar un espacio que privilegie el intercambio en la pluralidad de voces.

Si bien en un principio los encuentros eran presenciales, la dinámica se reconfiguró en línea con los acontecimientos disruptivos del 2020. La pandemia obligó a la escuela a mutar a la virtualidad y, en sintonía, Tramared se organizó y acomodó a ese planteo. Pero al mismo tiempo esta situación inédita promovió el espacio y dio un giro importante al modo de pensar lo académico. Las voces se tornaron relevantes y cada uno de los protagonistas se hizo presente para compartir experiencias, ideas, argumentos y, en función de esto y del intercambio activo, Tramaresd fue parte hacedora del conocimiento. Se produjo un verdadero intercambio entre los invitados presentes en la sala virtual, así como con aquellos que se sumaron en los chats, donde trasmitieron sus opiniones válidas y se llevaron el reconocimiento de los referentes. Al validarse la opinión de todos los participantes, aquello a que se aspiraba (potenciar las individualidades) en el espacio digital se materializó.

Frente a la incertidumbre que invadió a cada uno de los involucrados en la educación, la tecnología desempeñó un papel protagónico en la sociedad y en el contexto educativo. Los cambios producidos por la pandemia de Covid-19 precipitaron la reconfiguración del sistema educativo. Si bien en el ámbito educativo las plataformas vienen ganando espacio desde hace años, la pandemia les ha dado mayor relevancia. En una aceleración producto del activismo pedagógico, la situación planteada a partir de la pandemia las impulsó a popularizarse, provocando que muchos las acepten como una solución a la hora de continuar con la tarea pedagógica. En otros actores provocó el rechazo, en parte provocado por el temor ante lo no conocido. Con lo cual, este “activismo pedagógico” fue sentido, por muchos, como la respuesta ante la emergencia y se comportó tal cual solucionismo tecnológico[vi], simulando una escolaridad en la virtualidad del sistema. Lo expresado se observó en la dialéctica twitteriana[vii], donde las voces confluyeron en una demanda real y más que esperada, a la cual fue necesario dar respuesta, lo que se trató de hacer desde los encuentros #hilarlatrama. La trama educativa comenzó a hilarse en voz alta en Twitter y a plasmarse en los encuentros, cada uno de los cuales respondió a una demanda social del sistema educativo. Así fue como se articuló una estrategia de intercambio que enriqueció el entendimiento de un suceso al que no se estaba preparado para afrontar.

  De estos encuentros nacieron frases que impusieron una idea constructiva, una manera de pensar la educación, interpelando las políticas educativas de los tiempos de pandemia. Son un sello que dejó una huella cognitiva en los expertos y los distintos actores del campo educativo.

La antología de #hilarlatrama educativa[viii]:

A las coyunturas se actúa con respuestas y a los problemas sociales le caben políticas. (Morduchowicz, Alejandro)

Abrir la caja negra de la educación. (Artopoulos, Alejandro)

Aceleracionismo pedagógico, NO AL REVOLEO. (Maggio, Mariana)

Autonomía de Aprendizajes, el oficio del alumno. (Furman, Melina)

Cuántos son los costos de no educar. (Morduchowicz, A.)

Diseñar políticas dando respuesta al hoy. (Gvirtz, Diego.)

El espacio escolar, un bien escaso. (Narodowski, Mariano)

El futuro se impone en el presente. (Dussel, Inés)

Vamos a volver y el terreno va estar más desparejo. (Ziegler, Sandra)

El protocolo no es pedagogía. (Terigi, Flavia)

Entender a la política educativa como una película, pero en donde actuemos. (Matovich, Iván)

Entender la complejidad. (Cardini, Alejandra)

Estamos en un contexto de exilio, pero no elegido, obligado. (Carriego, Cristina)

Familia y escuela más unidas que nunca. (González, Anabella)

Hay que trabajar en el mientras tanto. (Gentile, Angela)

Justicia del reconocimiento. (Terigi, F.)

La escuela está más abierta que nunca. (Gonzalez, A.)

La escuela es donde se encuentran las tensiones del que aprende y el que enseña. (Hernando, A.)

La evaluación es aprendizaje. (Anijovich, Rebeca)

La plataforma es conocimiento. (Artopulos, A.)

La vacuna no es mágica. (Gentile, A.)

Las crisis permiten mirar los procesos, más oportunidad de cambio. (Aguerrondo, Inés)

Las plataformas son primitivas. (Narodowski, M.)

Los contenidos pedagógicos son parte importante de las políticas educativas. (Vinacur, Tamara)

No volver al esquema anterior. (Claus, Agustín)

No volver igual. (Azar, G.)

Parar la pelota. (Narodowski, M.)

Paso a paso y evaluación. (Cardini, A.)

Perder el miedo y volver con los cuidados. (Gentile, A.)

Que la nueva normalidad no sea una nueva comodidad. (Morduchowicz, A.)

¡Que volvamos todos! (Ziegler, S.)

Reconfigurar el tiempo de la escuela. (Romero, Claudia)

Recuperar la voz de los estudiantes. (Romero, C.)

Resignificar la cuestión de lo privado y lo público. (Chendo, Mariana)

Reconstruir el sentido de la confianza. (Schenone, Mariana)

Sacar a la educación de la grieta. (Cardini, A.)

Solucionismo Tecnológico. (Narodowski, M.)

Extrañamos a la escuela. (Schenone, M.)

Un costo real. (Luna, Fernanda)

Una nostalgia constructiva. (Narodowski, M.)

Una oportunidad de aprendizaje. (Azar, G.)

Vamos a volver distintos. (Ziegler, S.)

Cada una de estas frases son ejemplo y resultado de distintos intercambios, donde la horizontalidad del conocimiento se hizo evidente. Trascendieron las pantallas y las redes sociales se hicieron eco de ellas. Al mismo tiempo, actuaron como semillas que se reprodujeron en distintos textos académicos. La manera de comunicar está siendo redefinida y, en ese contexto, espacios virtuales como Tramared generaron esa posibilidad de cambiar el foco de atención. Hoy las redes sociales y los distintos recursos tecnológicos permiten que la información sea más accesible y tenga un mayor alcance para cada uno de los involucrados en el sistema.

Conclusiones:

Redefiniendo a la academia

Desde sus inicios Tramared fue diseñada para generar intercambio y dar lugar a las diferentes voces del ámbito educativo, buscando lograr una sinergia entre educadores académicos y no académicos, pero sí conocedores del sistema desde otros ángulos, no por ello menos valiosos, aunque nunca presentes en los debates o ámbitos de difusión de conocimiento. Tramared ha conseguido, con el paso del tiempo, dar reconocimiento a diversos actores y tener mayor circulación dentro del ámbito educativo. Como pudo verse en el gráfico compartido, hubo un efecto de los encuentros #hilarlatrama sobre las visitas a la página de Tramared, que aumentaron y se mantuvieron más altas en cantidad diaria de usuarios durante el año 2020.  

La propuesta traspasó la pantalla y la construcción del conocimiento se dio en otro escenario virtual, el de las redes sociales. En esta oportunidad se pudo redefinir a la academia y nació un nuevo modelo de hacedor y promotor del conocimiento, donde la horizontalidad superó la verticalidad y la asimetría de la modernidad del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Pero el logro más relevante de Tramared es probablemente haber sido apropiada por sus seguidores como un espacio posible, un espacio abierto, al cual se puede acceder. Esa es una nueva concepción, una innovación respecto de los largos meses de espera y del cumplimiento de una extensa lista de requisitos y métricas para poder “ser leído” en las revistas académicas. Si se quiere, una disrupción que quisiéramos expresar en palabras de Peio Aguirre (en su prólogo a Realismo Capitalista, de Mark Fisher): “…otro tipo de discurso -intelectual sin ser académico, popular sin ser populista- no solo es posible, sino que está floreciendo en regiones más allá de las franjas comerciales de los mass media y los pasillos neuróticamente burocráticos de la academia.” (Aguirre, P., en Fisher, M. 2016, p. 12)

Tramared se atrevió a romper las reglas, a ser disruptiva y redefinió la academia, achicando la brecha entre los expertos y los actores anónimos del ámbito educativo, produciendo, en el intercambio plural, conocimiento. La revista se reconfiguró en encuentros plurales de intercambio y actuando desde la destrucción creativa dejó una huella cognitiva en el ecosistema digital.

Eso, señores y señoras, es Tramared.

*Agradecimiento a Tânia Gil por la colaboración en el relevamiento analítico de los encuentros

 

Bibliografía:

  • Barthes, Roland, (2003). Ensayos Críticos. Editorial Planeta Buenos Aires.
  • Botta, M., Campetella, D. y Narodowski, M., (2020). 11 tesis urgentes para una pedagogía contra el aislamiento. Buenos Aires: Pansophia Project.
  • Cobo, C. (2016) La innovación pendiente. Montevideo: Fundación Ceibal.
  • “Escenarios futuros de la educación y el formato escolar. El proyecto Pansophia”. Boletín de novedades educativas N° 83.
  • Fischer, M. (2016) Realismo capitalista. Buenos Aires: Caja Negra Editora.
  • Magno, C. (2021) “Dar(nos) palabras”. España, Blog co.labora.red.
  • Morduchowicz, A., Narodowski, M. y Terigi, F. (2020) “Futuribles escenarios escolares pos pandemia”. Tramared 7mo encuentro #hilarlatrama. Disponible en Youtube.com/tramared.
  • Sadin, E. (2018). La silicolonización del mundo. La irresistible expansión del liberalismo digital. Buenos Aires: Caja Negra.
  • Schumpeter, J. A. (1996). Capitalismo socialismo y democracia I y II. Buenos Aires: Folio.
  • Srnicek, N. (2018). Capitalismo de plataformas. Buenos Aires: Caja Negra Editora.
  • Tiramonti, Guillermina, Zeigler, Sandra, Gorostiaga, Jorge (2020) Rompiendo las reglas https://www.youtube.com/watch?v=cELW66_knkM&t=4006s Tramared, Buenos Aires, Argentina
  • Tramared, (2020/21) Encuentros #hilarlatrama en tiempos de pandemia. Disponibles en Youtube.com/tramared Argentina, Bs. As.

Notas:

 

[i] Magno, C. (2021), Dar(nos) palabras. Blog co.labora.red, España

[ii] Cobo, Cristóbal, (2016)

[iii] Futurible: adj. [acontecimiento] Que ocurrirá en el futuro solo si se dan unas condiciones determinadas. (RAE)

[iv] Bien en el sentido de producto o utilidad.

[v] Aguerrondo, I., (2020) Gestión, Tecnología e Innovación, https://www.youtube.com/watch?v=bWZDEKTTmmE&t=4s Tramared, Bs. As., Argentina

[vi] Narodowski, 2020, 12mo encuentro de #hilarlatrama. https://www.youtube.com/watch?v=2Yl48xvfyCs Tramared, Bs. As. Argentina

[vii] Entendido como un espacio dialógico de intercambio.

[viii] Schenone, Mariana (2021) Educar en tiempos de Pandemia, https://www.youtube.com/watch?v=yuaH7IUEQwg Tramared, Argentina, Buenos Aires